la prensa google

| Opinión

Insistir en la presencia de la familia y la comunidad en la escuela

Muchos creen que el proceso pedagógico se desarrolla en la escuela exclusivamente, o que sigue con los deberes que mandan los maestros. Lo que no es solo un error, sino también un divorcio del proceso que forma académicamente a los chiquilines. Nada debe ser más abierto a una comunidad que la escuela, nada debe ser más abierto a los padres, a los familiares, a los comercios del barrio, a las otras instituciones que una escuela. La escuela hace a la comunidad y la comunidad hace a la escuela.

Por eso todo lo que podamos hacer para aumentar su vínculo servirá para transparentar, para mejorar la relación, para involucrar y así alcanzar mejores resultados. Una escuela es un marco formidable pero debe tener del otro lado la contraparte del diálogo permanente de la comunidad. Sin eso es imposible o se tienen resultados magros.

La presencia de la familia en la escuela debe ser algo común, no “cuando llaman a los padres”, normalmente por alguna macana del gurí o por un apartamiento grosero del proceso educativo de la criatura. Por lo que si se refuerza el vínculo y por ende la presencia ganaremos todos.

Pero además, no olvidemos, la comunidad y la familia tienen mucho para aportar. Entre los padres y lo vecinos hay gente que sabe, o mejor dicho, toda la gente sabe. Una madre puede enseñar cosas de la economía doméstica, o de su trabajo, un comerciante del valor del cuidado de los productos, de su conservación, un electricista de cómo manejarse en su campo cuidado la salud del trabajador. Si habrá cosas para aportarle a la escuela, es solo cuestión de levantar la cabeza y ver el aporte enorme de la comunidad en potencial.

Hemos caído en muchos casos en la rutinaria presencia familiar en los actos o en los días de… padre, madre, abuelo, en la famosa poesía y poco más. Por lo que es dable suponer hay un campo enorme de trabajo en el área.

Es muy importante entonces también, desde el otro lado, del de la escuela, de su proyecto educativo anual, de la inspección, que se entienda que deben abrirse a la comunidad y no para casos puntuales como decíamos, actos y fechas de recuerdo, o algún homenaje equis, sino para dar los pasos necesarios para potenciar un vínculo que está ahí, latente, lleno de posibilidades y de encuentros que se puede recrear de mil formas.

Esto también permitirá que las entregas de boletines o las sorpresas por un rendimiento no esperado del muchacho no sean cada dos o tres meses, pues si el vínculo se aceita habrá reuniones y encuentros periódicos que facilitarán todo. ¿No es esto mejor que una esporádica y entrecruzada reunión de padres que van y vienen por hermanos de distinta y edad y maestros que atienden tres minutos temas que son básicos para el diálogo extendido? Es cierto que al vínculo diario hay que construirlo con paciencia, pero seguramente el maestro es en sí un artista de la paciencia que va modelando el carácter y la formación de sus niños a lo largo de cada año, donde se incluyen los años propios lógicamente.

Hay muchos ejemplos de esto, no vamos a creer que no se da, pero también es lógico asumir que no es lo más común, por falta de tiempo, de disposición, de ganas, por ceñirse a formatos preestablecidos. El instituto educativo en general debe ser abierto y muy dialoguista pues es una de las grandes esperanzas de la sociedad para mejorar en sí misma. Ese solo mensaje es tan fuerte que amerita amplitud.

 

Comentar...

Ante la reiterada y comprobada utilización en la pagina web de LA PRENSA de determinados participantes, en los espacios de comentarios, de expresiones groseras, agraviantes, que lejos están de contribuir a un debate de ideas o posiciones con educación, respeto y altura; la Dirección de este diario decidió borrar en forma masiva, todos los comentarios que pertenezcan a una misma dirección IP, sin importar el seudónimo con que firma, cuando al menos un comentario desde esa IP sea a consideración de esta dirección inapropiado.
Lamentamos tener que adoptar esta antipática medida, pero el triste comportamiento y nivel de algunos comentaristas, no nos dejan otra opción.
Si bien se venia realizando un filtro de malas palabras, muchos comentaristas, lograron sortear esos controles, lo que nos lleva a tomar esta medida extrema.
Exhortamos a los internautas que visitan nuestra pagina, que se apeguen a las buenas y lógicas normas de comportamiento, con tolerancia, respeto y liberta de expresión, como es deseable en toda sociedad.

Código de seguridad
Refescar

Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades